+
Información

Gran ejercicio de embarazo: nadar

Gran ejercicio de embarazo: nadar

Los beneficios de nadar durante el embarazo.

Cualquier tipo de ejercicio aeróbico durante el embarazo puede beneficiarla a usted y a su bebé al fortalecer su corazón y hacerlo más eficiente para bombear sangre. Esto mejora la circulación en todo el cuerpo y aumenta los niveles de oxígeno en la sangre. ¡La natación te ofrece todo esto y más! Como una de las formas más seguras de ejercicio para las futuras mamás, estos son algunos de los beneficios de la natación:

  • Funciona en ambos grupos de músculos grandes (brazos y piernas).
  • Es de bajo impacto y suave para tu cuerpo. El agua evita que se sobrecaliente y previene lesiones al sostener sus articulaciones y ligamentos mientras hace ejercicio, lo cual es especialmente útil para las futuras mamás con dolor de ligamentos redondos. La flotabilidad del agua le permite disfrutar de una sensación de ingravidez a pesar de los kilos de más del embarazo.
  • Contrarresta el aumento de la tensión en la espalda debido a la expansión del vientre. El embarazo puede hacer que la columna y los hombros se curven hacia adelante e incline la pelvis fuera de alineación, pero nadar suavemente fortalece los músculos y contrarresta esta tendencia.
  • Puede ayudarlo a mantener su peso dentro de un rango saludable.
  • Sumergirse en agua alivia la hinchazón de brazos y piernas.

Consejos generales de natación para el embarazo

Intente nadar durante 20 a 30 minutos la mayoría de los días de la semana, si no todos. Si nadaba regularmente antes del embarazo, debería poder continuar sin muchas modificaciones. Solo asegúrese de conocer las señales de advertencia para reducir la velocidad o dejar de hacer ejercicio.

Si no hizo nada de ejercicio antes del embarazo, probablemente esté bien nadar, pero consulte primero con su médico o partera. Si está bien, comience lentamente, estírese bien para calentar y enfriarse, y tenga cuidado de no esforzarse demasiado.

Cuando estás en el agua, es fácil olvidarte de mantenerte hidratado. Una buena pauta es intentar beber un vaso de 8 onzas antes de comenzar a nadar, un vaso por cada 20 minutos de ejercicio y un vaso después de salir de la piscina. En climas cálidos o húmedos, necesita más.

Consejos de natación para el primer trimestre

Si tiene energía, nadar a primera hora de la mañana puede prevenir las náuseas y darle energía durante el resto del día. Use una tabla de patinar, fideos u otro tipo de equipo de piscina para variar su entrenamiento y mantenerlo divertido.

Si el olor a cloro provoca náuseas o causa molestias en la piel o los ojos, fíjate si hay una piscina de agua salada en tu zona. Si desea nadar en un cuerpo de agua como un océano, lago o estanque, consulte primero con su proveedor de atención médica porque los gérmenes y bacterias en aguas abiertas pueden causar enfermedades.

Consejos de natación para el segundo trimestre

A medida que avanza su embarazo y crece, no necesitará reducir mucho la natación porque es una actividad muy suave para las futuras mamás.

La flotabilidad del agua también reduce los efectos de la gravedad en su cuerpo, por lo que puede acostarse boca arriba para hacer la brazada sin arriesgar el flujo sanguíneo deficiente que tales posiciones pueden causar en tierra firme.

Consejos de natación para el tercer trimestre

La comodidad es clave durante las últimas semanas de embarazo, así que pruebe con diferentes brazadas para ver cuál se siente más cómoda. También es posible que desee obtener un traje de baño de maternidad para adaptarse a su vientre en expansión. Puede usar un snorkel para aliviar la presión en su cuello cuando se mueve hacia arriba y hacia abajo para tomar aire.

Si tiene músculos adoloridos o tensos, intente caminar en el extremo poco profundo de la piscina en lugar de nadar. Mueva sus brazos a través del agua mientras camina para mayor resistencia. Si se siente cansado, use una tabla de remo para apoyar la parte superior del cuerpo y tome descansos según sea necesario.

Tenga mucho cuidado al salir de la piscina y use calzado antideslizante para caminar sobre superficies mojadas.

Un último consejo: si está buscando una alternativa al masaje de mesa tradicional, pruebe el Watsu, un tipo de trabajo corporal que se realiza en una piscina tibia. En Watsu, el masajista sostiene su cuerpo en agua hasta el pecho y masajea suavemente y estira su cuerpo. Este tipo de masaje es adecuado para mujeres embarazadas cuyos vientres en expansión hacen que sea difícil acostarse cómodamente en una mesa de masaje.

Aprende más:


Ver el vídeo: Rutina de ejercicios para mujeres embarazadas con Verónica Velásquez. (Marzo 2021).